viernes, 20 de septiembre de 2013

Dueto en La


Un velo de expectación colmaba el escenario. Las apoyaturas para tal emoción databan de la primera aparición del Dueto en La, que a pesar de su éxito, seguía presentándose con la simpleza de su presencia. Sólo Dueto, sociedad que bastaba para recuperar la sonoridad de los instrumentos. Les gustaba sentirse binarios. A compás.

Con el intervalo justo salieron al escenario y desde ese momento, su paso con una lectura rítmica impecable, se hizo notorio. A modo mayor atacaron sus instrumentos. Las semicorcheas aparecieron airosas con un acento en la sobretónica. El fraseo, impecable, remitía a los bosques vieneses o si lo prefieren por cuestiones de arraigo regional, nos evocaba al bosque de Tlalpan.

El primer movimiento, un adagio sin contratiempos, se desarrolló con una acentuación natural que el auditorio agradeció silenciosamente.

Cuando el Dueto en La, acentuando su curvatura formal, se orientaba a la ejecución de segundo movimiento, un appasionato con ligadura en La, las corcheas en un crescendo molestaron a la dominante, una redonda en sol, que de inmediato mudó el compás con un doble bemol; las fusas queriendo frasear la situación detenían el paso del si. Entraron las semicorcheas, solfeando en do, blandiendo el stacato como espadín melódico para volver a la tonalidad indicada en el pentagrama. Sin éxito, la polifonía derivó en un desconcierto tal, que un tresillo vivace crecía entre las graderías.

Tocata en fuga fuimos saliendo del concierto, en tanto el Dueto en La, en un tetracorde fortissimo censuraba la indisciplina en modo mayor.


*Coda final: después de varios días, al pasar por el Teatro Degollado, lugar de la presentación del Dueto en La, se dejaban ver en las gárgolas de la entrada, un doble sostenido, vociferando sin matiz, en contra de la llave de Sol. 

Sergio Astorga
Acuarela/papel 2o x 30 cm

4 comentarios:

MARÍA JOSÉ SÁNCHEZ VÁZQUEZ dijo...

Sergio, cuando más te leo más me gusta como enlazas las historias con las ilustracines (muy buenas, por cierto).
Hoy me has deleitado especialmente y, sobre todo he aprendido bastante sobre música de la que me reconozco bastante lega. Cosas así hacen grande la literatura: entretener y aprender al mismo tiempo.
Un abrazo

Alicia Uriarte dijo...

Sergio, la música siempre es reparadora a pesar de que de vez en cuando los notas se atropellen para mantener los acordes.
La bella imagen armoniza el conjunto.

Un abrazo.

sergio astorga dijo...

María José, te cuento: a veces los dibujos salen solos y los textos encuentran su dibujo, otras los textos salen solos y los dibujos coinciden.
Como si hubiese un inconsciente que dirige el entramado.

Abrazos tomales

sergio astorga dijo...

Alicia, es verdad, no hay como saber en qué longitud de onda esta nuestra dolencia para sintonizarnos y vibrar adecuadamente.

Abrazos sincrónicos.