miércoles, 18 de septiembre de 2013

La señora de los ósculos


Le fueron creciendo poco a poco en esa indescifrable historia de la sensualidad. Pulposos buscaban siempre apaciguar su convalecencia. Retoñaron frescos como fruta generosa, imagen definitivamente torpe, pero el planeta tierra nunca tuvo tan rumoroso bembo.

De boca en boca fue creciendo su fama. Dicen que una noche de viernes un rojo malestar de amores le encogió las entrañas y le enardeció los labios. Otros, dicen que un mueca de penetrante impotencia le aturdió la ternura.

Todos los posibles amantes quieren resolver sus dudas y las ganas de morirse se serenan ante la imagen de la señora de los ósculos.


Ella, con sus labios ardientes, camina como la semilla hospitalaria buscando casa, así como el verso escruta su cadencia.

Sergio Astorga
Tinta /papel.

4 comentarios:

Myriam Mahiques dijo...

Hola Sergio, me ha impresionado tu dibujo, una maravilla, en pocas líneas es tan absolutamente fuerte y expresivo. Un abrazo,

MARÍA JOSÉ SÁNCHEZ VÁZQUEZ dijo...

Palabras como trazos y trazos hechos palabra.
Muy bueno, Sergio, enhorabuena.
Un abrazo.

sergio astorga dijo...

Myriam, la linea como el verso tiene que ser exacto para que sea múltiple en su vibración.

Abrazo sencillo.

sergio astorga dijo...

María José Sánchez Vázquez, bienvenida a los Antojos, en este abarrote o bitácora, como gustes llamarle encontraras trizas en trazos, como los tristes tigres que trigaban trigo en un trigal.

Voy a ver tu sitio.

Gracias y espero tu regreso.

Abrazos iniciales.