viernes, 27 de septiembre de 2013

El buen Tacho


Apenas tuvo tiempo de tocar el cuerpo de la idea, que al sentirlo se escabullo entre la luz blanca de la lámpara de su escritorio. -De un ojo a otro ojo el espacio se reanima- nos decía.

La realidad siempre ha tenido otra cara que se niega a ser vista. Ciertas personan logran mirarla. Anastasio era de una de ellas. Como todo hombre llevaba su mortalidad pegada a su frente como esas lagartijas que se agarran a la piedra para calentarse. Contra todos los pronósticos, el buen Tacho superó la infancia con pocas cicatrices profundas. Su vida escolar fue lenta como el lijar de la madera que parece que no es visible su lisura hasta que la tocas. Cuando parecía que el mundo era un campanario que tocaba a rebato, el buen Tacho, desde el barandal de la Facultad de Antropología, sintió, como se siente el roce de la sabana al levantarse, el pensamiento de que los próximos años buscaría atrapar el lado oscuro de las cosas. 

Ese vértigo de instante lo dejó inmóvil. Pasaron meses sin que tuviéramos noticias de él. Un día llegó entusiasmado y nos alcanzó en el pasillo de la facultad con una satisfacción en el rostro, no sé describir, como esos rostros que adoptan una voluntad de vida.

-¡Abrí las lumbreras! He llegado a describir el día. Tuve que inmovilizar al azul, para que me dejara ver hasta dónde llegaba la realidad. Durante siglos se ha consumido con ademanes blancos. Lo intuyo. ¿Quieren saber? He llegado a varias conclusiones

1 Las transfiguraciones sólo son apetitos de forma.

2 No hay lugares ciertos.

3 Estamos condenados al instante.

4 La incisión destruye las sombras de los dioses.

5 La luz se amolda como el barro.

6 Los epitafios son las únicas palabras inamovibles.

7 La otra cara de la realidad anda por el mundo devorando sombras.

8 La otra realidad es blanca en fondo blanco.

9 Son caracteres bárbaros los que están escritos en la cara que vemos de la realidad común.

10 Los ecos son visibles y las utopías la sostienen.

El buen Tacho continúo con sus indagaciones. Nunca lo contrariamos para evitar confrontar realidades. Yo me quedé un poco aturdido y busqué lo que Paul Valéry escribió en Eupalinos o El Arquitecto: “Las creaciones humanas se reducen al conflicto de dos géneros de órdenes, uno que está dado y es natural, sufre y soporta al otro, que es el acto de las necesidades y de los deseos del hombre”.


Sí, el buen Anastasio apenas tuvo tiempo de tocar la idea.

Sergio Astorga Acuarela/papel 20 x 30 cm.

2 comentarios:

MARÍA JOSÉ SÁNCHEZ VÁZQUEZ dijo...

¡Qué maravilla de relato! ¡Qué forma de narrar! ¡Cómo pintas!
Lo tienes todo, Sergio.
Ya sé que estoy muy exclamativa, pero no es para menos.
Ah, me dejaba la penúltima exclamación:
¡Qué envidia me da!
Un abrazo y enhorabuena por tan exquisito trabajo

sergio astorga dijo...

Marí José, no sé que decirte. Uno siempre busca lectores sensibles que puedan acrecentar sus asociaciones. Gracias por leer y comentar. Intentemos ser creativos todos los días.

Abrazos mejorados