miércoles, 25 de septiembre de 2013

El tablero

Lejos de todos, con el mañana en el tablero de damas españolas, reproducían la cueva originaria, esa que les permitía estar a salvo de las miradas intrusas. Fortalecidos, con esa devoción que se tiene al juego, pasaban las horas sin galimatías, seguros de llevar a buen término su pericia con las fichas. 

Dicotomía básica: blancas y negras. Un mundo dividido de manera justa, 64 casillas, con una continuidad lógica que no perturbaba la conciencia del desenlace. A nadie le extrañe entonces, que ese pedacito de mundo, tal vez un metro cuadrado bastase para seducir una vida. 

Son 50 centímetros cuadrados para cada uno. Sin contar la habitación, o el parque público o privado que se use, esa riqueza de espacio reducido se acrecentaba día a día. Sólo paraban para comer y para ir al cuarto de baño, pero ese compás de espera, se fue oprimiendo hasta que sólo bebían agua carbonatada y una bolsa de plástico contenía la orina que con urgencia era vertida debajo de la mesa. 

Tanta era su concentración que sus cuerpos se fueron curvando hacia el tablero. Sus cabezas quedaban suspendidas como esos móviles de Alexander Calder, estructuras que parece que flotan en el aire y están a punto venirse al suelo y que distribuyen su equilibrio gracias a que su centro de masa es encontrado. 

Buscando siempre la diagonal, porque sólo se puede avanzar de esa manera, así lo mencionan los manuales de instrucciones, los jugadores vencían la incomodidad de la derrota, recomenzando el juego.

Durante varios años no se les distinguió ni un gesto de incomodidad o de frustración. Tal vez, deberíamos considerar las virtudes de la diagonal. Es tan imperativa como el corte de bisturí. 

Sergio Astorga Acuarela/papel 20 x 30 cm.

2 comentarios:

Myriam Mahiques dijo...

En casa tengo dos jugadores de ajedrez, que participan en competencias on line, he de recordar de mostrarles tu relato y arte. Un abrazo,

sergio astorga dijo...

Myriam. hago un enroque y te saludo.
El tablero es el mismo, el juego es diferente, en la damas son fichas y en el ajedrez son piezas. Pero el delirio del juego es el mismo.

Un abrazo desde la casilla blanca.