lunes, 24 de marzo de 2014

Alegatoria



La invocación es la peor de las soledades, me dijo una vieja deidad angustiada por el desempleo.

Sergio Astorga mixta/papel

2 comentarios:

Alicia Uriarte dijo...

Sergio, de alguna manera uno no está en soledad mientras pide ayuda de forma efusiva manteniendo la esperanza de recibir una respuesta.

Un abrazo.

sergio astorga dijo...

Alicia, la soledad de la deidad o divinidad, parece que es un hecho. Invocar a Ipalnemohuani o a cualquier diosa o dios griego o escandinavo, no tendrá respuesta alguna. Las divinidades están cesantes.

Abrazos.
*Gracias por venir.