viernes, 20 de noviembre de 2009

Ofrenda para Escritura Aleatoria

Para Miriam Jarade

Antes y después: los titubeos.

Intuiciones por venir que crecen
bien peinadas. Las tunas coquetas
muestran las posibles salidas.
Basta un poco de cielo de aguardiente
a las once meridiano, para que surja
el mismo tedio de pensar
en la orfandad enamorada.

A veces duele el corazón de tanto pensamiento
y de tanto dolor el muro de besos se levanta.

El gallo canta distinto,
no es el canto aldeano.
Es el canto filosófico;
clara y yema forman
otro caldo primigenio.

A fuerza de rodar por caminos azarosos,
las dudas se suben a los hombros
y no se bajan de tanta pesadumbre.

Pero también hay un pan que crepita
y tiene costra dura,
y un espacio curvo,
y una serpiente emplumada de quetzal
y un éxodo que encuentra sus palabras.

Antes y después: los titubeos.

En los bosques de Paris o en la Alameda
de México la vida se llena la barriga.
Basta un aire metafísico
y un soplo existencial,
para que al jardín aleatorio
le nazca la escritura.

Sergio Astorga
tinta /plumín 10 x 30 cm.

5 comentarios:

Miriam Jerade dijo...

Muchas gracias Sergio. Hermosa mi ofrenda. Entre tantos titubeos, me queda la certeza de nuestro encuentro virtual. Miriam

sergio astorga dijo...

Miriam, me gustaría pensar que el titubeo y la sorpresa del hallazgo tienen el mismo origen.
No se si la duda filosófica provoque tanto frío como la duda emocional.
Al menos para mi, en estas ofrendas hay mas titubeos que certezas.
Me queda la grata sensación que esta virtualidad disminuye mi solitaria confrontación con el espejo.
Gracias por venir.

Un abrazo cierto.
Sergio Astorga

Maribel dijo...

Qué maravilla de verdes. Sergio, supongo que, a estas alturas, es una barbaridad decirte que te superas en cada ofrenda, un hombre como tú, que todo lo tiene superado, pero es que no dejas de sorprenderme. Bella imagen y entrañables palabras.
Felicidades una vez más.

JUAN JES dijo...

Que buenas tintas inherentes al poema, "ut pictura pöiesis", la pintura es poesía pintada y la poesía pintura hecha de palabras.

siempreconhistorias dijo...

Intenté escribir ayer y el ciber me traicionó. Lo reintento hoy desde la casa de mi hermana en Quito para decirles a los dos que son magníficos y que leer a Miriam desde Sergio me ha hecho pensar que todo es posible, hasta el fin de la violencia, cuando palabra e imagen se funden.
A los dos un abrazo sincero.
Izaskun