jueves, 31 de diciembre de 2015

Baja el 2016


El ángel de la altura llega y se lleva en la mano al viento del pasado para que no haga mella ni en los ojos ni en la frente. De un salto ha dejado la luz repentina de las ascuas. Lo que nadie ve nos mira. 
Pongamos nombre a los nuevos días aunque no podamos explicarlo.
A contraluz, ya nos sentimos victoriosos.
Buen año para todos y muchos labios para beber del cielo.

1 comentario:

Rafael Indi dijo...

Que el 2016 marche sin nombre, como decía Amijai de las cosas alegres.

Un saludo a contraluz, Sergio.