jueves, 13 de agosto de 2009

Trío Agosteño

El Trío Agosteño, dio su primer acorde en los inicios de este siglo como una irremediable respuesta por su amor hacia las negras notas. Fusas y semifusas provocaron en los tres, irrefrenables deseos de libertad rítmica. Con influencia del Jazz y el Góspel y la sólida estructura académica que les proporcionó el Conservatorio Nacional de Música y el fugaz pero consistente aporte recibido en la Juilliard School de New York, les abrió panoramas y sonoridades que decidieron reunir en la formación del Trío Agosteño.

Jacinto, en los teclados, el más reticente a la manera de afrontar las preferencias musicales, ya que su gusto por la fuga le daba un aire barroco a sus composiciones, era hijo del laureado maestro Silvestre Nepomuceno, compilador de leyendas tarascas y de una historia comparada de los conventos Agustinos en el Estado de Michoacán.

Macario Sotomayor en la flauta transversal, es un caso sorprendente de divergencias sonoras, aficionado desde pequeño a las percusiones, por una especie de revelación canora decidió entregarse al viento. Hijo de pajarero, su padre, Nemesio Sotomayor, tuvo fama de silbar como cenzontle y esto le valió capturarlos sin dificultad durante 30 afinados años. Su amistad con el maestro Luis Herrera de la Fuente, le permitió, mediante una beca, dar a Macario una formación impar.

Melchor Cólogan, de origen irlandés, enamorado del bajo continuo y de los armónicos, y gracias a una herencia temprana, no tuvo más que problemas de acné, dedicándose a la música de tiempo completo. Director musical, se complacía en arreglar asonancias utilizando para este fin apoyaturas varias y divertimentos, aunque el termino ya era usado en el siglo XVIII, Melchor lo utilizo en el Trío de manera prominente.

La imagen que observamos es una instantánea en acuarela opus 2 largueto y cantábile en algodón con pinceles Windsor en un amarillo sostenido como tono fecundante, oponiéndose, cromáticamente a los azules dominantes en un arrebato puramente incidental.
Esta imagen del Trío Agosteño, fue captada el 5 de diciembre de 2004 en el Teatro Degollado de la Ciudad de Guadalajara, en el estado de Jalisco.

El programa estuvo integrado por las siguientes obras:

1. Por las riveras del Puerto de San Blas (Calipso: ritmo caribeño)
2. Intimidad (jazz progresivo con variaciones de un tema popular purépecha)

Intermedio

3. Herencia en rama (especie de sonata, con la voz dominante del contrabajo)
4. Canto de ave (*Merengue en forma de Jazz)
*El Merengue es un ritmo dominicano basado en la mazurca y el vals.

Al final del concierto, el desconcierto se dejaba sentir por los pasillos del Teatro Degollado, la unión de géneros y estilos meneo la literal desarmonía de opiniones, sin embargo, en el desarrollo mismo, la atención de los asistentes era tal, que por un momento la fusión auditiva logró que algunos espectadores construyeran sus experiencias al compás de su lectura, dejando en los oídos la grata sedición de lo vivido.
Sergio Astorga
Acuarela/papel 20 x 30 cm.

19 comentarios:

Gárgola dijo...

Un concierto memorable, aunque no estuviera presente lo puedo recordar perfectamente a través de la sonoridad de tus letras y la maestría de tus windsor.

¡Gracias!

Te envío un buen jazz mineiro, de los 'bellos horizontes'
http://www.youtube.com/watch?v=VWBzEx-PyQo

besos

marisa dijo...

Querido Sergio, hoy me rindo a tu arte..¡qué cuadro, es magnífico! Me lo llevo si no te importa.Besos en este agosto de pereza que me invade.

sergio astorga dijo...

Gárgola, es un gusto que el concierto haya sido de tu agrado, te cuento que el Trió está de gira por el interior y próximamente se presentaran en el casino Camel Rock en Pojoaque muy cerca de Santa Fe Nuevo México ya escribire la crónica.
Gracias por enviarme a Toninho Horta, adorei sua bohemia.
Un abrazo en mi bemol.
Sergio Astorga

sergio astorga dijo...

Marisa, ¿te lo llevas? Bueno ¿adónde?
Espero que el concierto te haya motivado y sobre todo te recomiendo la pieza Herencia en Rama, su bajo continuo, en estos momentos de modorra, te sentara estupendamente. Si lo acompañas con un buen vinillo, madre mía, hasta a mí se me antoja.
Un abrazo despabilador.
Sergio Astorga

siempreconhistorias dijo...

Qué espectáculo, tremendo trío de afinaciones celestiales, casi no puedo dejar de moverme tras ese merengazo. Qué bueno eres, caballero. Bravo, bravo.
Abrazo ligado.

Lola Mariné dijo...

He disfrutado mucho con el concierto, y la acuarela es una preciosidad.
Saludos a ritmo de jazz.

sergio astorga dijo...

Izaskun, en verdad fue un concierto muy movido, no podías evitar llevar el ritmo con pies manos y cabeza.
A pesar del desconcierto de los asistentes, hubo peticiones reiteradas para salir de nuevo a escena y el Trió interpreto para sorpresa de todos una arreglo sensacional de Sensemayá, canto para matar a una culebra, poema sinfónico de Silvestre Revueltas.
Fue una noche de gala memorable.
Gracias por gustar del concierto ahora que andas en los Madriles bailando un chotis (aunque sea la palabra de origen escocés) en Lavapiés. Es todo una fiesta internacional porque como sabes el chotis más famoso es de Agustín Lara (mexicano) “Madrid, Madrid, Madrid pedazo de la España en que nací”
Curioso, Agustín nunca fue a España.
Abrazos sonoros.
Sergio Astorga

sergio astorga dijo...

Lola Marne, ya desembarcada del Rio Douro, con un vino verde en la diestra y el abanico en la siniestra, es un placer que te haya gustado el concierto. Fue un ensamble sonoro agradable y que muy difícilmente se repetirá.
Próximamente te invitare a otro concierto.
Un abrazo con apoyatura en do.
Sergio Astorga

Triana dijo...

¡Vaya espectaculo!, acompaño a Izaskun y nos marcamos un merengue con el más puro sabor latino.
Maestro de letras y colores, como siempre, ¡que grato es entrar en este antojadizo lugar!
Un abrazo con sones caribeños.

sergio astorga dijo...

Triana, que ya me puse mi traje blanco, con mi sombrero panameño y mis zapatos negro y blanco con tacón cubano para ya para un merengue o para un danzón.
Un abrazo un dos tres un dos tres.
Sergio Astorga

Maribel dijo...

¿Quedan entradas para la siguiente actuación del Trío Astorgueño, perdón, Agosteño? No me lo quiero perder, sobre todo me interesa el canto para matar una culebra, debe ser un gran canto, más grande que la culebra.
Fantástica acuarela.
Un abrazo cantado.

sergio astorga dijo...

Maribel, para beneplácito de tu curiosidad si hay boletos para el próximo concierto que será, después de una gira exitosa, no les han aventado nada, miento, dos piropos de dos abuelitas enjundiosas, van a tocar precisamente en el Puerto de San Blas, es un puerto que se encuentra en el estado de Nayarit, bañado por el océano Pacifico, fue un puerto legendario, tiene su arranque desde la colonia y ya Nuño de Guzmán lo menciona en sus crónicas cuando vagaba por las costas pacificas del océano, la construcción del puerto y el astillero se realizo en la segunda mitad del siglo XVII; en octubre de 1767 fueron botados al mar los primeros navíos. Como ves ese puerto tiene gran historia. Si te animas, no hay ticket máster, yo te invito sin problemas.
En relacion a Silvestre Revueltas, es un compositor nacido en el estado de Michoacán. Muy interesante su vida, fue complicada, murió joven y su obra todavía hoy es poco conocida, sin embargo algunos megalómanos lo consideran el mejor de América, imagínate. Sensemayá, canto para matar a una culebra, es un poema sinfónico basado en un poema de Nicolás Guillen.
Puedes oír si pinchas aquí:

http://www.youtube.com/watch?v=Z5PiYZAKB5o

No sé si has escuchado o leído algo de José Revueltas, (Luto Humano, El Apando) era su hermano al igual que Eugenio que era pintor muralista, te lo recomiendo, si me permites, a Jose y a Silvestre sobre todo, al pintor no tanto.
Un abrazo en escala ascendente.
Sergio Astorga

sergio astorga dijo...

Maribel, otra vez yo, cometí un lapsus bobus, me confundí el hermano pintor se llama Fermín Revueltas, me ofusque al recordar a Eugenia Revueltas, hija de la músico Silvestre, que es profesora en la UNAM y que el seminario sobre literatura del siglo XIX aun recuerdo con entusiasmo.
Disculpas.
Un abrazo con el trombón en la espalda.
Sergio Astorga

Alicia dijo...

Sergio, mil gracias por existir y transmitir que existes mediante este blog. De nuevo tras la visita has conseguido sorprenderme con la versión de Sensemayá. Palabra preciosa por cireto. He escuchado la de la orquesta de Berlín y todas las que estaban por Youtube con letra. No conocía el poema de Nicolás Guillén. Cómo podras comprobar siempre me voy con las manos llenas.
Un abrazo agradecido.

Maribel dijo...

Sergio, supongo que te referirás al muelle de San Blas del que nos hablá Maná en su canción. Te agradezco las explicaciones, es un gusto saber más.
No conocía a los hermanos Revueltas. Ahora que he indagado un poco he descubierto que todos los miembros de la familia tuvieron un talento extraordinario, en la música, la pintura, la escritura e incluso en el cine (una de las hermanas fue actriz).

Ya he tenido el placer de pinchar el enlace y escuchar con deleite Sensemayá, que, como dice Alicia, es además un nombre precioso. Gracias. Mil gracias.

Un abrazo desde mi ignorancia.

Maribel dijo...

Ya ves, Sergio, ahora, leyendo el poema de Nicolás Guillén, claro que lo conocía, además, Ana Belén tiene una bonita versión de Sensemayá que he escuchado más de una vez. Problemas de memoria.
Un abrazo antes de que se me olvide.

sergio astorga dijo...

Alicia, muchas gracias, la verdad, a pesar de los moretones, me agrada existir, y espero que a ti también te guste y así ya seremos noticia de sociales de un gacetilla provinciana y del cole, el Ola no nos pertenece.
Fíjate, te soy sincero, el texto fue más intuitivo que premeditado. Fue a través del comentario de Maribel, que me puse a indagar el porqué había escrito lo que escribí; la imaginación hace gala de tomar de todos los cuartos interiores y esta no fue la excepción. Había escuchado el poema sinfónico hace tiempo y estaba ahí en algún rincón y lo use como se usan los calcetines que combinan con el color de la camisa. El maestro Herrera de la Fuente, existe, tiene 90 años, es director de orquesta y es una delicia como persona y como músico, yo le guardo una gran admiración. Los demás personajes son inventados. Yo también fui a buscar Sensemayá, yo lo he escuchado con la Filarmónica de la UNAM y estas versiones son nuevas para mí también. Como ves nos llenamos las manos uno a uno como cuando rompemos la piñata, siempre nos llevamos fruta o cuando menos un cacahuate.
Un abrazo compartido.
Sergio Astorga

sergio astorga dijo...

Maribel, me dejas tarea, no conozco esa canción de Mana, es mas, no conozco todavía el Mana. Lo buscare. Los Revueltas son un caso muy particular, ya conoces a Silvestre a Fermín eta inscrito en lo que se dio en llamar la Escuela Mexicana de Pintura , siendo la cabeza principal en la parte pictórica Diego Rivera y David Alfaro Siqueiros, José Clemente Orozco, yo no lo incluiría, también es muralista pero con una concepción totalmente diferente pictórica y filosófica. De José, perteneciente al partido comunista (después se separo) fue encarcelado al ser ideólogo del movimiento estudiantil del 68 en México y sobre todo excelente novelista, su novela EL Apando, escrita en prisión es una ejemplo que te recomiendo, si me permites, atosigarte con tu ya abultada lista de libros.
Sensemaya es un nombre que se desmaya entre los labios, es bellísimo.
Un abrazo desde otra ignorancia, la mía.
Sergio Astorga

sergio astorga dijo...

Maribel, tú con problemas de memoria y yo todavía no lo tengo en mi memoria, desconozco también esa versión de Ana Belén, voy inmediatamente a you tube a refrendar mis ausencias.
Un abrazo que refuerce tu memoria.
Sergio Astorga