martes, 3 de noviembre de 2009

Ofrenda para Trianarts

Para Triana

Que los jazmines florecen
por los patios de Sevilla,
y los alamares blancos
del Guadalquivir regresan,
lo saben los mayorales
y las virgenes morenas.

Las golondrinas eternas
hacen nido en las ventanas,
y en la Maestranza, la danza
de la sangre derramada.
Lo saben los puros nardos
y las marismas moradas.

Que el calor de llama fina,
el olor de buena casa,
con en el balcón de naranjo
y el manto del limonero
se encuentran, todos sabemos,
en el albero de azucena
de Trianats de seda y oro.

No bastan ocho silabas,
pero no tengo guitarra
para cantar por soleares.
Aquí, a tu vera queda,
negra montera bordada.
Sergio Astorga

Tinta/ plumín 20 x 30 cm.

6 comentarios:

Maribel dijo...

Maravilloso ese motivo taurino para nuestra querida sevillana. Eres un verdadero genio. Hoy he disfrutado paseando por la exposición de ofrendas. Todo un lujo.
Un gran abrazo.

siempreconhistorias dijo...

Y olé. Si es que el que tiene arte no puede evitarlo, y ese es su caso de usted. Ni imaginar quiero la emoción de nuestra Triana guapa cuando vea al torito y los arcos y los versos.
Precioso, Sergio.
Un beso más.

sergio astorga dijo...

Maribel, muero por conocer Sevilla, quien la vio no la olvida nunca.
Espero levantar el alma de nuestra Triana.
Que mas quisiera yo ser agua del Guadalquivir para darle calma.
Espero que le agrade. Espero.

Un abrazo de orfebre.
Sergio Astorga

sergio astorga dijo...

Izaskun, que hemos sacado al toro de lo mejor de la gardenia con un nota de tienta superior, espero que al salir al albero de los Antojos no recule y de la pelea.

Un abrazo de casta.
Sergio Astorga

Triana dijo...

Sergio, no puedo escribir, no puedo, ahora no, ya sabes que llevaba muchos días sin entrar a estos Antojos, mi segunda casa, para que no huelas a tristeza y sigas oliendo a jazmín y a dama de noche, pero nuestra querida Maribel, gracias mi niña, ha venido a avisarme que tenía aquí el más hermoso de los regalos, tu composición a tinta y tus versos que se me gan clavado en el alma, como se clavan los ojos de ese toro que embiste a saco la muleta, dejáme que los reposo para decirte más cosas, y leer el resto de la exposición, ahora que ya estoy dentro, me muero por leerlas todas.
Gracias amigo, veremos Sevilla juntos, al menos los tres, Helena tu y yo... ojala y pueda ser con Maribel, Izaskun, Fátima..., estoy segura, el viernes estuve en el Alcázar, toda la mañana, tienes las fotos en Trianarts, durante un par de horas, solita y en más de un rincón pensé que te gustaría estar ahí, ver los colores y escuchar la música y el ruido del agua de las fuentes centenarias.
Un abrazo aferrada a mi Betica.

Olga B. dijo...

¡Olé!