miércoles, 26 de enero de 2011

Aldea de las letras

Mi estimable clientela, como ustedes saben este Abarrote no tiene sucursales y por ese motivo, todo lo que llega y sale de su perímetro virtual es contado y recalentado, posiblemente hasta la impaciencia de sus virtuales visitantes, pero a sabiendas de los inconvenientes que esto les pueda ocasionar y con su permiso, este Abarrote tiene la alegría de informarles que María Eugenia Mendoza Arrubarrena, periodista, guionista, locutora, escritora y mexicanísima y, por si esto no bastara para apreciar su real existencia, es creadora del blog Aldea de las Letras y La sobremesa de María, pues les digo que María Eugenia tuvo la gentileza de escribir un artículo para la revista virtual suite 101. Net sobre el libro Temporal de todos ya conocido. Si ustedes quisieran acompañarme en su lectura aquí les dejo el enlace, aquí aquí aquí.

No quiero influenciar en sus opiniones, el Abarrote tiene la consigna de sólo intentar ofrecerles productos de calidad en sus estanterías sin tratar de influir en sus antojos, pero me parece oportuno señalar que mi estancia en el mundo virtual ya está siendo más trascendente que la terrenal. ¿Será tal vez, señal de la existencia de la antimateria? ¿Seré un buen holograma? La vida y sus formas de manifestarse mudan. ¿Ya estamos en el cambio?

Recuerden que: “En el mundo virtual hay un Temporal”.

Gracias María Eugenia.
Así es el Abarrote.
Sergio Astorga

Acuarela7papel 20 x 35 cm.

16 comentarios:

Maribel dijo...

Estoy fascinada por ese gran reportaje de María Eugenia. He intentado dejar un comentario en Suite 101 pero parece ser que da un error. Con permiso lo copio aquí:

"Gran artículo, todo un lujo leerlo, María Eugenia, además no se te ha escapado detalle. Este temporal nos ha traído a todos aires renovados, esperanzas y anhelos.
Te felicito por tu buen hacer. Y por supuesto a Sergio por su arte.
Maribel Romero".

Un abrazo a ambos.

Lola Mariné dijo...

Me encanta el titulo del blog: la aldea de las letras.
Paso a hacer una visita.

mammamia dijo...

Como usté bien sabe mi querido Abarrote,una serviora es un poco echá palante y me tomé la libertad de ir a visitar a María Eugenia sin avisar.
Degusté una reconfortante sopa de letras y regresé enormemente satisfecha de la visita.
Yo, mas que Temporal, lo llamaría Tsunami,sagerá que es una
Besos flamencos ,sentiitos y jondos

Alicia Uriarte dijo...

Yo ya fui en su día a esa aldea. Baldosas hechas de letras, aceras de palabras, caminos de frases y casas con hermosos textos. La verdad que la acogida fue excelente.
Gracias a Maria Eugenia por abrirnos su acogedor saloncito. Se aprende mucho con las lecturas que nos brinda.

A ti Sergio, gracias de nuevo por ponernos "tu tiempo a tiempo" en ese Temporal y por animarnos a hacer un viaje en el tiempo hacia esa aldea tan maravillosa.

Un abrazo a ambos.

Un abrazo a ambos.

siempreconhistorias dijo...

También yo visito con gusto la aldea y vi, cómo no, el reportaje. Es maravilloso, Sergio, y sí, tienes un holograma maravilloso y merecido y grandes personas de cultura excepcional, como MAría Eugenia, hacen eco de ese temporal que viaja.
Felicidades.
Y gracias a María Eugenia, que además, inició el reportaje con un semblante presentación tuya que me llegó al alma.
(Me sale la palabra calcetín. ?)

María Eugenia Mendoza dijo...

Queridos Sergio, Maribel, Lola Mariné, Mammamía, Alicia Uriarte e Izaskun:
Me siento la persona más feliz que puedan imaginar, por esa hermosísima acuarela a la que lo único que sobra es la foto del centro, por su tiempo para leer el texto que inspiró ese primer libro del artista, por las palabras generosas que forman puentes de amistad y cariño.
El arribo de este Temporal-Tsunami ha permitido un rico y juguetón acercamiento y múltiples lecturas. Reciban todos abrazos, mi cariño y admiración. Nos encontramos en la red.

Freia dijo...

Una de las muchas cosas que de bueno tiene este Abarrote es, precisamente, que no tiene sucursales ni franquicias y siempre tenemos acceso a originales, sin duplicidades ni fotocopias.
Felicidades a los dos. Me gusta esa aldea arracimada y de colores. Las letras deben de sentirse bien a gusto allí. Y yo creo, Eugenia, que la foto complementa la acuarela a las mil maravillas.

Un abrazo doble y aldeano.

sergio astorga dijo...

Maribel, hay un regadero de jade y de pluma en el Abarrote y tambor de pecho, que todos ustedes generosos, han descuajado el silencio y la dadiva perfora la mezquindad.

Una palabra lleva a otra, y ese manantial de palabras y de formas nos habita. Sigamos el comienzo eterno de la hoja en blanco. Sólo así con ese impulso. Cantemos. Sigamos remando como hasta ahora.

Trabajo minucioso de María Eugenia todo un lujo.

Abrazos desplegados.
Sergio Astorga

sergio astorga dijo...

Lola Mariné, que claridades, arroyos, cal y canto. Nombre exacto.

Un abrazo en blog.
Sergio Astorga

sergio astorga dijo...

Mammamia,espero que haya entrado por la puerta grande y recorrido toda la Aldea que se pasa uno muy bien. Del sunami y del súchi mejor nos pasmos a la paella, claro después d saborear una rica sopa de letras.

Abrazos seguiditos.
Sergio Astorga

sergio astorga dijo...

Alicia, compartir el llano lleno de letras convierte la arquitectura de la Aldea en nidos de latidos visibles. Me ha gustado mucho su minucia de paciencia para unir datos.

Por esta Aldea, el Temporal se renueva en su lectura.

Gracias por seguir con tu tiempo entre nuestro tiempo.

Un abrazo lleno.
Sergio Astorga

sergio astorga dijo...

Izaskun, siempre buscándose, apareándose, incendiándose las palabras, las mismas, las otras, las que aprendimos, las que olvidamos. Si sigo vivo es porque el zaguán de los distintos lectores abren sus ojos para verme.

María Eugenia, me recibió en su Aldea y dejó que Temporal caminara por sus calles y pudiera subirse a su higuera y un mirlo se no queda mirando.
¿Acaso hay algo mejor que la dicha de sentirse recibido?

Un abrazo aldeano.
Sergio Astorga

sergio astorga dijo...

María Eugenia, es la aldea que te crece sin alcanzar recorrerla toda. Todos vamos buscando en el cielo las letras para descifrar el dilema. En la casa de enfrente se enciende una luz y un secreto a voces recorre las calles, las plazas, las colonias, los barrios y una braza, como el silbido, nos recorre y nos reconoce. Todo fluye sobre las páginas en blanco y nos nace el mundo, el que han vivido otros y vivirán los otros otros que llegaran a tiempo.
Sigamos jugando enredados en la net.

Gracias a ti por enredarnos.

Un abrazo como de rayo.
Sergio Astorga

sergio astorga dijo...

Freia, eso, sí productos perecederos de primera mano.
Dichoso de no estar en el desierto. Dichoso estar en la Aldea. Dichoso de estar en este collar de letras. Dichoso de estar en el atrio, en la fuente y empapado de ojos lectores que cuecen el barro de mi casa.

Temporal en la Aldea, prendido en el ojal.

Abrazo obcecado.
Sergio Astorga

Olga Bernad dijo...

El artículo es muy bueno, y tu acuarela es preciosa. Esa aldea que brilla sobre un fondo morado con letras como estrellas.
Felicidades por todo, Sergio, aunque con algo de retraso.
Un beso.

sergio astorga dijo...

Olga,coincido, el artículo es de calidad al mismo tiempo que es cálido y define muy bien lo que pasa en estos espacios virtuales cuando se convierten en un espacio creativo, muy lejano a la frivolidad de las redes sociales. Ya tenemos la inmediatez epistolar y la oportunidad de editar y mostrar tu trabajo, con la riqueza de la gratuidad. Lectores y creadores unidos por un sólo afán expresivo. Es fantástico.
Felicidades por todo a ti también.

Abrazo articulado.
Sergio Astorga