martes, 15 de febrero de 2011

Rugosidades

Estas rugosa en mi recuerdo, y como la espalda del rio, muchas rocas limitan tus orillas. Reflejas la disciplina solar en tu quemada piel. Los riscos que te forman petrifican mi aliento y unos minutos después, estás húmeda ante mis ojos y un nuevo incendio devasta los pocos infinitos frescos.
A veces me siento montaña y en la hoguera esencial parece que soy astro. El puñal desaparece. El insecto que se esconde entre tus piernas corre rápido a beber su espacio. Las piedras se frotan como si fueran noche y amanece por fuerza de los besos sacrificados.
Encintado en tu pedernal me cuezo y me hago hombre y un nuevo alfabeto afina mi garganta. Me baño bajo el cielo del norte y me desparramo solitario. Dichoso me devoro en tus imágenes. Hazme más tuyo dije, arde, cae en mí, incendia mis ojos, hazme piedra lunar. Dame tu collar de piedras preciosas. Párteme en dos para ser la dualidad como el señor maguey.
Sé que me cubre tu jardín de piedra, que me sabe a polvo el pulque y la huella de tus pisadas quedan petrificadas en mi frente. Soy el fruto de tu rojo vivo y de la amarilla rota luz del pensamiento. Sólo la chispa del amor turquesa tiene el sueño. Sólo la chispa del amor se agrava por tu nombre.
Sergio Astorga

Acrílico/tela 60 x 80 cm

12 comentarios:

Alicia Uriarte dijo...

La ensoñación erótica sugerida por el recuerdo de momentos de pasión que quedaron a modo de rescoldos de una hoguera. Un cerrar los ojos y la pavesa inerte recobra la chispa de la pasión. No sé si me he perdido en las hojas destellantes del maguey o me he embriagado tras saborear el pulque, pero la realidad es que ya veo ya borrosos los colores de la imagen.

Sugerente trabajo Sergio.

http://www.goear.com/listen/d6177a4/all-of-a-sudden-matt-monro

Un abrazo

Maribel dijo...

Todo este texto es un incendio, y me salió música mientras lo leía. La música salió de las palabras.
Y hasta al acrílico le veo rugosidades. Precioso.

Un abrazo en llamas.

Freia dijo...

Me vengo a su abarrote a leer despacito para contrarrestar la fuerza del poema y, después, me escondo bajo el mostrador a escuchar los rugosos recuerdos. Yo le pondría música de Liszt. Sin dudarlo.

Un abrazo nada arrugado.

sergio astorga dijo...

Alicia, acechando el curso del suspenso aire, sintiendo que el recuerdo alienta la fusión de la garganta con la rugosidad. Brotando como el hongo en humedades, las palabras se unen. La pasión no es pacífica y la cólera de los regazos son siempre propios.

Sugerente comentarios el tuyo que también exhalas de las palabras las imágenes.

Gracias por tu asonancia musical.

Un abrazo borroso.
Sergio Astorga

sergio astorga dijo...

Maribel, incendio y grito por la oreja, severo mirar, se exprime el jugo que se queda absorbido en las atléticas rocas.

La llama que llama lo que sabe a solas. Con el temblor del miedo.

Un abrazo tardado pero innegable.
Sergio Astorga

sergio astorga dijo...

Freia, el virtuoso Liz del piano dueño seria la ignición del fuego, no tengo duda y el torpor de la visión se aclararía y la fortuna, tal vez, nos cobijaría en ese pueblo de los sentidos que rememoran y conjugan los verbos en racimos.
Rodemos en peñascos cada quien con sus sentidos.

Abrazos texturados.
Sergio Astorga

B. Miosi dijo...

Te tenía abandonado. Ya he regresado.
Besos,
Blanca

sergio astorga dijo...

Blanca, no te has ido porque quedan tus ecos.
Aquí te espero.
Te apetece un tintico?

Abrazo y aroma.
Sergio Astorga

María Eugenia Mendoza dijo...

De rugosa e intensa sensualidad, acuarela y texto.
Un colorido abrazo.

sergio astorga dijo...

María Eugenia, febrero se termina dual rugoso, rijoso y sensual. ¿Será tal vez la brevedad de la fiebre de febrero lo que provoca dilataciones y delaciones?

Abrazo iluminado.
Sergio Astorga

Goathemala dijo...

Impresionante, una fortuna haberte encontrado. Debo las gracias a una amiga.

sergio astorga dijo...

Goathemala, la fortuna se comparte, ya fui a ver tus fotgrafias.

Un abrazo afortunado.
Sergio Astorga