viernes, 21 de septiembre de 2012

Por una casa limpia



Acodada al barandal de los años ves tus imágenes recorrerte y no te reflejas en ellas, porque es más ancho el olvido que te has forjado. Desengáñate,  la casa la tienes que limpiar tú, secar los charcos y con la zozobra de tus dedos vacios volver a llenar de presencias tu cuarto propio. No hay adioses y el silencio que no callas crecerá como violeta robusta.

Las evidencias no son falsas.  Los espejos son testigos de las miradas que vuelves a encontrar turbias e insanas y, te sientes sola.

“Sí, me siento sola. No voy a esconderme de nuevo, yo no soy sumisa  y me revelo aunque tenga que arañar los recuerdos que se expanden en mi pecho, desmesurados, quemantes. Hablar de perdón me sabe a perfidia. Rabia sí, si hay rabia. ¿Cómo perdonar su abandono ¿Dónde estaban cuando me quedaba sola esperando en las escaleras, o cuidando a una jauría de primos y hermanos? ¿Dónde? Te revolcabas con el hermano de tu esposo y tú, engañado,  esperas a saber y te haces cómplice. ¡Claro todo es entre hermanos!  ¿Están satisfechos? ¿Siguen compartiendo sus logros? Rabia, sí, mucha rabia. ¿Cómo pueden mirar de frente? No les importó destruir vidas, porqué me va interesar la suya. No hay perdón ni venganza. Voy a cerrar la puerta para de nuevo mirar como florece la vida de verdad. La casa paterna o materna ha sido una farsa”.

Allí estas con tu maleta en la mano. Contemplas el rio que pasa por los siete puentes. El caos de tu mente toma el cause rio arriba. Te sientes inédita. El centro del mundo vuelve a estar en tu ombligo. No articulas nombre alguno. Jalas el futuro para otra orilla. No deambules, no te quiebres. Te reconoces distinta;  fiel a ti, a tu centro de masa. El insomnio de amor esta en otro lado. El limite no esta en tu sombra.

Sergio Astorga 

Acuarela/papel 54 x 68

4 comentarios:

Alicia Uriarte dijo...

Sergio, a veces la vida, o, mejor dicho, ciertas personas que deambulan por ella, son capaces de dirigir hacia algo parecido a ese camino irresoluble de los siete puentes que tantos quebraderos de cabeza dio a Euler. Llegado a ese punto, como tú bien has dicho, lo mejor es cerrar puertas y caminar sin mirar atrás hacia otra orilla con unas vistas más limpias y alentadoras y un horizonte más esperanzador. Difícil será el olvido mientras la oscuridad va dando paso a la luz, sin embargo confiemos en que hallará alguien con quien compartir esos gritos de esperanzas.

http://www.youtube.com/watch?v=ShhGR3dgHyQ&feature=related

Un abrazo.

Alicia Uriarte dijo...

Sergio, a pesar del desgarro de momentos pasados y de encontrarse a veces en ese punto sin solución-como si se encontrase ante el problema irresoluble de los siete puentes-, acaso la única salida es dar portazo y marchar sin echar la vista atrás. Aceptar que el límite de la libertad pueda estar en el horizonte y caminar hacia él sin rendirse.

http://www.youtube.com/watch?v=ltWY4RXwmRw

Un abrazo.

sergio astorga dijo...

Alicia, me imagino que sí, yo sólo puedo escribir situaciones, personajes, realidades, ficciones, argumentos, imágenes, vocaciones, anécdotas, parábolas y todo lo que veo, oigo, sueño, invento, des invento, cuestiono. La vida real, rebasa y sustenta la literatura. El lector podrá conmoverse, enojarse, desinteresarse, molestarse, identificarse, reflejarse, motivarse y cada una de ellas tiene el valor de la lectura.

La libertad como dices perfila los horizontes.

Abrazos en todos los puentes.

* Recibí en mi caja de correo un comentario tuyo que no sé por qué no aparece en el blog. Dispénsame. Traté de averiguar sin resultados.

Alicia Uriarte dijo...

Sergio, yo vi el comentario mío cuando lo subí sin embargo al día sigiente había desaparecido. Al constatar el hecho puse otro, aunque no con las mismas palabras, en la linea del anterior.
No pasa nada, serán los fantasmas de internet.

Un abrazo.