lunes, 21 de abril de 2014

Espera


A la memoria de Emmanuel Carballo

El libro de las esperas nunca tiene retardos y no es conveniente precipitar todas la verdades contenidas en sus aletargadas y sabias páginas. 
Siempre hay soledades mejores donde la sangre enrojece plena de salud.

Sergio Astorga Tinta/papel 

2 comentarios:

MARÍA JOSÉ SÁNCHEZ VÁZQUEZ dijo...

Ah, la soledad, amigo Sergio, siempre disfrutando de su buena o mala compañía.
Buen juego de palabras y sentimientos.
Un abrazo o dos para que no se sienta solo el primero.

sergio astorga dijo...

María José, la soledad es una juguetona, glotona y presumida.
Gracias por hacerme sentir acompañado en este juego de las palabras.

Abrazos solitarios.