viernes, 11 de junio de 2010

Punto de Partida

Repentina, como el agua fría al salir del grifo, encontré el punto de partida.
Navegar por la red es una de las actividades propias cuando habitas la montaña y las barcas han zozobrado en esos mares procelosos del ir y venir en los laicos zodiacos. Pues en esas me encontraba, con el fuerte dolor frontal y con el bulbo raquídeo abultado por el alejamiento o extravío de Blanco (no ha regresado, ni tengo noticias de su paradero y tal vez, ya tiene otro plano donde deslizar su línea de vida). Como te decía, dando vueltas por la virtualidad, entré al sitio de la Universidad Nacional Autónoma de México en la dirección de Literatura y ahí estaba el Punto de Partida
http://www.puntodepartida.unam.mx/
En la Tercera Época en el numero 72 tropecé con el otro yo, el que alguna vez fue, pero sigue siendo; el que tenia también el impulso de la mano como si fuera la única manera de estar entre los cautivos.
Tal vez él, el otro que soy yo, fue el primero en dialogar con Blanco; en utilizar la tinta, la pluma y esas oquedades entre el contorno y el papel.
Con el seudónimo de Pábulos, el otro -ya somos tres- participaba en el concurso de viñeta, cuando los pasillos de la Facultad de Filosofía y Letras llenaban sus ínfulas literarias.
Noviembre de 1981 desde entonces parece que nada ha cambiado, al parecer la línea continua fluye caliente a la cabeza de mis propios actos. Estoy pálido, inundado por líquidos que salen de mis oídos y el armario, con todos su cajones en su sitio es testigo.
Cuánto caminar para saber el punto de partida.
Se antoja ir ahora por el Negro.
Sergio Astorga

Revista Punto de Partida, Tercera Época, numero 72. Dirección de Literatura, Coordinación de Difusión Cultural-UNAM. Ciudad Universitaria, México D.F.
http://www.puntodepartida.unam.mx/index.php?option=com_content&task=view&id=903&Itemid=29

8 comentarios:

siempreconhistorias dijo...

Caigo desplomada por no haber investigado suficiente, por querer saber lo que ya sabía, por no admitir que tengo un amigo pintor artista, un gran amigo señor de los colores, capaz de reencontrar treinta años después, el punto de partida.
¡Tengo que volver, pensar, despertar, mirar!
¡Tengo que parar, aplaudir, buscar, latir!
¿Y en qué plano estará jugando el blanco?
¡Gracias por mostrarnos!
Abrazo desde el origen,
Izaskun

Alicia Uriarte dijo...

Voy poniendo música:
http://www.goear.com/listen/bf48a14/entre-mis-recuerdos-luz-casal

Sergio, buscar en el baúl de los recuerdo del pasado creo que es una bella manera de reconciliarse y clarificar el presente para iniciar cada día el camino hacia el futuro. Por cierto que ya dijo algo aún más bello Mario Benedetti:
"Algunas cosas del pasado desaparecieron pero otras abren una brecha al futuro y son las que quiero rescatar".

Espero que a Blanco le vaya bien, que se encuentre con Negro para que se acompañen y fíjate que a mi siempre me ha gustado lo de que no todo tiene que ser blanco o negro, no hay que olvidar la extraña armonía del color gris.

Un abrazo multicolor.

Alejandro G dijo...

Pábulos,
La línea continua que se convierte en redondos henrimoorianos. Sin duda que con tu arte das pábulo a muchas historias imaginadas.

Felicidades por este Astorga Revisited, génesis con promesas cumplidas.

Abrazo,
Alejandro

sergio astorga dijo...

Izaskun, como decía, para mi fue una grata sorpresa encontrarme con la digitalización de estos trabajos, tengo dos ejemplares, que posiblemente se pierdan como tantos textos y dibujos que andan viviendo su vida en blanco. Así que encontrarlos me dio un consuelo temporal. Como si lo que hago ahora fuera un acto de supervivencia que tiene sus antecedentes revoloteando, enmascarados, atónitos y sin rumbo.
Parar, buscar, latir, lo tenemos que hacer todos con una gran voluntad de seguir atentos.

Me atreví a mostrar estas intimidades de tiempo, tal vez por descaro o tal vez por el inevitable deseo del reencuentro.

Un abrazo precámbrico.

Sergio Astorga

Isabel Romana dijo...

Un punto de partida impresionante, sergio. Esos dibujos me parecen buenísimos. A veces sí, a veces hay que retroceder por muchos vericuetos para encontrarse. Besos, querido amigo.

sergio astorga dijo...

Alicia, el futuro no sé si es una línea quebrada o una línea que termina en circulo. La memoria es la única vitalizadota.

Somos memoria y el blanco de Blanco tiene la macula de la fortuna, se acomoda a la forma cuando parece que su espacio vital no corresponde a su curiosidad.
Sigo dando vueltas a la Luz para casal alguna fortuna.

Abrazo en finas grisallas.
Sergio Astorga

sergio astorga dijo...

Alejandro. Salve

Te digo sin panoplia, que desde ese entonces peleaba por un sustento, hoy, que me encuentro en el mismo sitio, buscando panoplia digna, si es que cabe el término, mis omóplatos lo resienten y se curvan como esa línea continua que aludes y que no elude su historial.
Me gusta esa idea tuya de la promesa cumplida, porque el tiempo verdadero, el que transcurre sin ambages, vive en la promesa y si se cumple es que ha pasado el tiempo.

Este encuentro inesperado me ha dejado un poco destartalado del oído medio y te confieso que me ha hecho perder el equilibrio, siempre tan vidrioso, de mis días. Intentare volver a la luz primera, al árbol que me nutre.

Abrazo revisado.
Sergio Astorga

sergio astorga dijo...

Isabel, tu que caminas antiguas sendas, ya empedradas ya de polvo ya de mosaico sabes de esto y de aquello y mas allá.

Me recuerdo de la voz de León Felipe:

"No es lo que me trae cansado
este camino de ahora.

No cansa
una vuelta sola.

Cansa el estar todo un día,
hora tras hora,
y día tras día un año
y año tras año una vida
dando vueltas a la noria".

Así es el abarrote.

Abrazo como punto y aparte.
Sergio Astorga