lunes, 9 de enero de 2012

Las voces




- ¿Están todos?

- Faltan los gemelos.

- ¿Ya llegaron los zapateros?.. ¿Los cuchillos?... ¿Los vientos?

- No hay prisa. Bebe un café.

- No me fustiguen. Que me joden todo el día. Fumo porque quiero. Porque el mundo es rojo y voraz.

- Sí, y yo bebo porque tengo sed y nadie me la calma.

- No traigan cadáveres, por favor. Sólo cuerpos vivos, frescos, limpios, sin heridas.

- Yo instigue a varios pero, no creo que vengan.

- Tienen la mirada vacía, por eso no vendrán. Ocupados en sus látigos y furia.

- ¿Ya llegaron los gemelos?

- No, no los veo. Estarán confusos.


- Tener dos infancias ensayadas es una locura.

- Locura la de mi hija. Ingrata, quiere tener su propia voz.

- Castrante, eres castrante.

- ¡A callar todos! que escucho pisadas. Vean quién es.

- Es uno de ellos.

- ¿Quién?

- Uno de los gemelos.

- Trae las tripas en la mano.

- Lo hizo.

- Recojan sus voces y vámonos.

Sergio Astorga

Acuarela/papel 20 x 30 cm.

8 comentarios:

Myriam Mahiques dijo...

Hoy me atrapa la pintura, divina. Un abrazo,

Freia dijo...

¡Guau, qué desazón produce su texto, mi querido abarrotero!
A mí también me atraparon en principio el título y los coloridos cantantes, pero bajo esa piel cromática se esconden, en mi opinión el desasosiego y el miedo profundo. Casi me dan ganas de poner a Bach en cuarentena, no le digo más.

Un abrazo vocálico y tonal.

María Eugenia Mendoza dijo...

Terriblementes inquietantes esas voces.
Un abrazo silencioso.

sergio astorga dijo...

Myriam, los destinos son de platino. Nunca sabemos cuando uno y otro.
Te atrape y eso es lo que cuenta.

Un abrazo a voces.
Sergio Astorga

sergio astorga dijo...

Freia, las tibias y las calaveras están en alta voz y el pan tremendo de todos los días es ácimo y entran por la ventana esos cantos de gaviota entre dolorosos e irritados. Vuelvo a mi querido León Felipe, poeta de la infancia para decir que “lo primero fue el llanto y estamos en el llanto” así ganaremos la luz.
Y recuerda usted a Yerma, la de Federico, el eterno, el alhelí de voz y el cardo al mismo tiempo.

Espero, espero que el huevo filosófico no solloce y pueda dormir fatigado y tranquilo.

Todo esta bien, patéticamente bien.

Abrazos tono-tono-medio tono.
Sergio Astorga

sergio astorga dijo...

María Eugenia, voces de combatientes fidedignos. Si te asomas por el mundo un humareda de voces se confunden con el olor de la grandeza y la sopa de verduras.

Hay voces de pólvora, que estalla en los oídos.

Un abrazo taciturno.
Sergio Astorga

JUAN JES dijo...

Uno de los gemelos se agiganta revuelto hacia sí mismo y contra el otro, en balanza perfecta de platino.

sergio astorga dijo...

Juan Jes, no fueron guerras floridas, el cosmos sigue su curso indolente. ¿Los hemisferios cerebrales no son gemelos?

Tiene que ser de platino la balanza.

Abrazo atl.
Sergio Astorga