miércoles, 28 de noviembre de 2012

Vaivén



En el ir y venir la obstinación renace, como lo hacen los jardines.

Sergio Astorga
Acuarela/papel 20 x 30 cm.

6 comentarios:

Maribel dijo...

Pues este jardín te ha renacido de lujo. Fantástico.
Abrazo floral.

Myriam Mahiques dijo...

Hermosa naturaleza muerta, aunque parece tener vida. Un abrazo,

Alicia Uriarte dijo...

Las flores intuyen que son efímeras, por eso su perfume se propaga una y otra vez más por el jardín.

Con este acuarela me dejaría llevar como lo hice en el verano con otro en el que nos presentaste flores en un jarrón.

Un abrazo.

sergio astorga dijo...

Maribel, las semillas del color crecen al ser desparramadas sin orden y concierto.

Abrazo sin podar.

sergio astorga dijo...

Myriam, podemos decir que son flores encarnadas. Casi no pinto flores, porque mis flores son cuerpos. Soy antropomorfo.

Abrazos en florero.

sergio astorga dijo...

Alicia, como le decía a Myriam pinto poco estos temas pero en este si me di libertades casi absolutas.

Abrazos floreados.