lunes, 14 de octubre de 2013

Con la mesa puesta


Todo pudo resolverse con los mangos en almíbar y algunos suspiros estivales. Pero, tenían que venir esos humos, esas historias  tambaleantes. El ritual de venerar las buenas posturas del silencio en la mesa, quedaron de nuevo sojuzgadas. Ella tenía que contar, decir sus letanías, su duelo perdido entre la misma sal de los repollos. Es verdad, su vida no era dulce, se puede decir, entre dietes, que los nudillos siempre estuvieron  en su rostro grabados. La cara pulida de tanta operación, sus ojos secos, esa manía de esconder las tundas para todos evidentes. Y ese gesto de querer irse  y no poder desprenderse de su equipaje. Se acabaron los diminutivos. A la hora de comer una inválida sensación de hartazgo nos invade.

Ella aún recuerda ese dialogo, eran las seis de la tarde, hora de recoger a su hijo de la escuela.

- Prométeme que nunca más…

- No lo quise hacer- dijo con fastidio. Te pones  necia y bien sabes que no tengo paciencia


Cuando  la veíamos arañar el mantel sabíamos que los recuerdos se le agolpaban. La voz en su memoria levantaba su recuerdo y algo ardía en su interior porque sus palabras eran de fuego. Era un crimen y muchas veces, se lo habíamos dicho, traer ese dolor a la hora de comer, no tenía sentido. Era amargarnos con el oscuro mensaje de sus apariciones, a la hora en que nos juntamos los que todavía quedamos con cierta alegría de vivir. Por qué no sobrepasa el recuerdo, por qué no muerde una manzana con furia y busca en ese acto desembarazarse de esas luchas con un pasado que nos devora a todos. Se acabaron nuestras siestas húmedas y tranquilas. Se rompieron los lazos y sólo tenemos fragmentos de compañía. No entendemos esta obstinación perversa. Por qué el ocio del dolor se intrinca entre nosotros si ella siempre tuvo la mesa puesta.

Sergio Astorga Acrílico/ tela 60 x 80 cm.

4 comentarios:

MARÍA JOSÉ SÁNCHEZ VÁZQUEZ dijo...

Sin palabras. De verdad, Sergio, decirte que escribes maravillosamente bien, que leerte es un verdadero deleite, que me "como", en el caso de esta noche, tus historias saboreando cada frase, es reiterarme una y otra vez; pero es así.
Espero impaciente un nuevo microrelato acompañado de otra, como no podía ser de otra forma,original imágen.
Un abrazo y feliz noche

Alicia Uriarte dijo...

Acaso el esfuerzo por entenderla supone también un dolor ya gratuito para el entorno. Al subconsciente, supongo, que será muy difícil de engañar por eso ella se retrotrae a esos momentos que tanto la debieron marcar.

La imagen mitiga el amargo sabor ue rezuma el texto.

Un abrazo.


sergio astorga dijo...

María José, mucho gusto me da tu entusiasmo, Tu lectura es sensible, lo que me anima a esforzarme cada día. Espero no defraudarte. Dibujo y escribo con fuerza y auto critica y un mucho de desfachatez. El miedo nunca se termina.
¿Hoy habrá buena cosecha? Nadie sabe.

Abrazos también hoy.

sergio astorga dijo...

Alicia, el mudar y adaptarse y no huir es una de las mejores maneras de acompañar con quien se vive.
Siempre hay un poco de ironía, ya en el dibujo ya en el texto.

Abrazos globosos.