lunes, 28 de octubre de 2013

La reconquista



El Sr.Martínez decidió esa tarde entrar de lleno en su rehabilitación. No es que tuviera una enfermedad terminal,ni siquiera pretendía quitarse del humo y del café con leche, un mínimo de leche para el gusto de su madre.De profesión: contador,no de dinero como su abuelo ni de historias como sus cuñados.Durante quince años,periodo que le dejo una pequeña joroba y la esperanza de un día volver a sus desnudos días de infancia, se pasó el tiempo apuntando cada una de las cabezas de ganado que entraban al matadero.

De alma grande,como todos sus compañeros lo podrían certificar,nunca se dejó afectar por el salpicado de la sangre ni por los olores nauseabundos de la descomposición de la carne.
Su renuncia causo alboroto,el apóstol del método, como le llamaban,dejaba el trabajo.Nadie se atrevió a preguntar las razones de tan fulminante decisión.

Al siguiente día,fue a la estación de autobuses a comprar un boleto que lo llevara a su tierra natal.Impulsado por esa fuerza interior que galopa con la pasión del deseo,llegó a las puertas del seminario. Al abrirse la puerta sintió de golpe un malestar abusivo,la estancia tan luminosa de aquellos años de infancia se había eclipsado,el patio renacentista con su fuente  octagonal se caía a pedazos. El aire era pesado, como si el cielo todo se hubiese desgajado y se levantaran sus vapores milenarios.

El Sr.Martínez quedó varios días con una cruda de imágenes brutal. Siempre pensó que su vocación la había dejado en el pasado.

Hoy, le ha tomado gusto a la matanza y hasta describe las cornamentas que pasan delante de sus ojos.

Sergio Astorga tinta/papel 

4 comentarios:

Patricia Nasello dijo...

No quisiera estar en los zapatos del Sr Martínez, aunque quizá muchos tengamos un poco de él. un oficio que desagrada y esa añoranza por la luz de la infancia que se fue para no volver...

Un fuerte abrazo

Alicia Uriarte dijo...

Sergio, no siempre es verdad lo de que cualquier tiempo pasado fue mejor. El señor Martínez, gracias a que fue "Impulsado por esa fuerza interior que galopa con la pasión del deseo", finalmente decidió aferrarse a la costumbre haciendo de ello una forma más creativa de vivir.

Un abrazo.

sergio astorga dijo...

Patricia, la renconquista siempre tiene caminos diferentes. Lo que no es no fue y lo que es tal vez nunca será.

Abrazos gustosos.

sergio astorga dijo...

Alicia, yo no sé. Lo único que te puedo decir es que el señor Martínez, de niño estuvo en un seminario y pensó que la vida religiosa era una oportunidad perdida, al volver al seminario su vocación se confronto.
La sotana no era su destino.
Comenzó a tener gusto por lo que hacía, es más, hasta un placer perverso le provocaba tanta sangre.

Abrazos pasados y presente.