viernes, 7 de diciembre de 2012

Los chamanes


Vienen del otro lado del pecho, de ese otro mundo donde los nabos crecen como quimeras. Habitan, cantan, protegen y lloran. En la pagina diaria se adentran a un páramo urbano. Lucidos, cambian de postura y de silencio con la facilidad del insecto. Ellos, esculpidos de noche, saben que la luz es una vereda que no llega a ningún lado. En otros tiempos, tenían asegurada su existencia. Hoy la cerrazón, sólo quiere recordarlos en monedas de cobre. 

De este lado del tiempo, donde tú y yo estamos, sus apariciones conmueven y aunque no hay lugar cierto, con las cicatrices que van dejando vamos construyendo la tira de su peregrinación. 

Nunca hubo pies descalzos con tanta gloria ni tantos himnos anónimos regados por las ciudades. Hoy los dientes chocan, y el polvo que se levanta fue piedra de adivinación. 

Volvamos a deletrear los caminos, que al futuro le gusta ser acariciado.

Sergio Astorga
 Acuarela/papel 30 x 100 cm.

2 comentarios:

Alicia Uriarte dijo...

Sergio, al igual que los chamanes mexicanos utilizaban sus habilidades para purificarse sigamos utilizando las nuestras para deletrear y construir nuevos caminos.

Un abrazo.

sergio astorga dijo...

Alicia, en la humilde morada de los centinelas de la otra realidad, los chamanes atisban las tinieblas y reparten su cura a todos, a los de pie y a los de caballo. Rumbo a la antigua nao de las Filipinas llegan las especies para combinarla con las hierbas curativas del Nuevo Mundo.

Abrazos chamánicos.