martes, 19 de noviembre de 2013

Calatrava II


Como paraguas vidriado, el frenesí de los destellos se apacigua. Difícil saber por dónde los ojos encuentran salida. Sordomudos suben los nervios de acero para estallar en ramificaciones simétricas. Como si fuera un árbol de la vida, el silbato del comboio (tren) baila en el pináculo. Desde abajo parecen alas de aves que se engarzan;  en estático vuelo resucitan de pureza.  No hay muros y el destino es tan quieto, que parece que la estación de Oriente nos deja presos en una red que detiene al cielo.


Sergio Astorga Fotografía: detalle en la estación Oriente de Lisboa.

3 comentarios:

Alicia Uriarte dijo...

Sergio, magnífica serie de obras de arquitectura aquilatadas por la emaptía hacia ellas de tus palabras.

Un abrazo.

Alicia Uriarte dijo...

Quise decir "empatía".

sergio astorga dijo...

Alicia, gracias. No se si conozcas Lisboa, pero ese Parque de las Naciones es un acontecimiento. La arquitectura es esplendida. No escatimaron dinero, por eso yo creo que el país esta endeudado.
Gracias por la empatía.

Abrazos constructivos